Critica remember de “Veneno” en Rock Sesión por Javier M. Alcaraz

Tako – Veneno (1996)

 

 

Tako VenenoLa primera canción que escuché de Tako, este grupo aragonés que lleva al pie del cañón desde 1984, es decir, que cumplen su trigésimo aniversario, se incluía en un disco recopilatorio llamado Resistencia, editado por AZ Records, por entonces su sello discográfico. Era ‘El Viejo Resina’, perteneciente a este Veneno. Aunque por entonces no profundicé más en ellos (también era complicado conseguir material suyo por las cosas de la distribución), aquella canción me entró a la primera. Fue un descubrimiento (mal) situado entre canciones de Guerrilla Urbana y Tribu X. Poco después se editó el primer volumen de ‘Las 100 de Tipo’, un cd quíntuple del que se hicieron tres ediciones. En esa compilación se incluía ‘Ayer, Hoy, Por Siempre’, (situada, ojo, entre Avalanch y Tierra Santa!) también de este Veneno, y entonces comprendí que Tako ya no dejaría de acompañarme nunca. Este es un pequeño homenaje a una de esas grandes bandas que no han sido tratadas con justicia.

Ya lo he comentado alguna vez. Es difícil valorar el esfuerzo de cada cual y quién merece qué según su talento, capacidad de sacrificio o calidad… Dentro de esa subjetividad sí que no me cansaré de citar los tres mismos nombres a la hora de ejemplificar grupos de rocanrol que no han obtenido el reconocimiento que merece su calidad. Los habituales a este blog y a twitter ya sabéis cuáles cito: Stafas, Transfer y Tako.

 

Como decía, descubrí a Tako con esas dos canciones que pertenecen a este Veneno. Un álbum que es considerado por los takofans como uno de sus mejores discos. Sin duda, es uno de los tres mejores y si lo he escogido es por su carácter estratégico. Veneno es el punto de inflexión entre una primera época más directa con un desarrollo melódico posterior. Es el equilibrio perfecto entre los Tako más rápidos y directos, con ese perfeccionamiento de baladas sin imposturas. Un crecimiento en el que tuvo mucho que ver la entrada como teclista de Nacho Jiménez desde el 89 y la de Fernando Mainer, bajista reconocido (actualmente con Mägo de Oz) en el 91 y aquí culmina. En Veneno estaban en la formación Toby Tailor a la batería (tras la reciente salida de Pedro Segura, a la postre manager), que junto a Mariano Gil, también voz, y Pablo Moreno (colaborador en discos anteriores) a las guitarras, completaban el quinteto.

 

Si aún no los conoces y quieres acercarte a ellos a través de este disco, comenzaré por los temas imprescindibles. La entrada con ‘Entre Las Sombras’ nos trae un medio tiempo con cierto brillo de acústica con un desarrollo bien rematado. La segunda es la citada ‘El Viejo Resina’, una joya del rock estatal, una letra para soñar en la que más que correcta voz de Mariano demuestra su versatilidad para la melodía y para la subida. El ritmo es veloz, lleno de aderezos al final de cada verso del fraseo, con un puente vocal excepcional y con un estribillo muy bien hilvanado y aprehensible, marca de la casa. Por su parte, ‘Piel De Cordero’, tras una entrada de voz y guitarra a solas, con mucho sentido rítmico, explota en un rocanrol pegajoso con un argumento tipo ‘Un Día De Furia’, coherente y azuzador.

 

‘Ayer, Hoy, Por Siempre’ es otra de esas canciones que jamás te abandonarán una vez que la escuches. Musicalmente más rugosa en los fraseos, un gran texto y, sobre todo, un estribillo que no deja de crecer y crecer. Vibrante. ‘Alma De Plata’ es una balada acústica con un precioso remate vocal al final del estribillo y una melodía de armónica que completa el carácter de una canción sobresaliente. Mientras que, cerrando el repaso de imprescindibles, la matrícula es para ‘Pintahierros’. Una preciosista melodía de piano pone los pelos de punta con el primer verso: “todavía es de noche y ya sale de casa”. Las guitarras van creciendo con el paso de las estrofas, mientras que el desarrollo instrumental, con la guitarra llevando el peso, es sencillamente escalofriante. Aún más escuchándola en directo.

 

Y no es que el resto del disco se quede atrás. El nivel es muy alto con el disparo de adrenalina que ofrece la homónima ‘Veneno’, con una segunda voz en el puente echa aún más fuego. Buena solución la que ejecutan en ‘La Ruleta Rusa’, con un ritmo muy vacilón en el fraseo que parece una flecha rodeando a los sentados a la mesa. De ‘Insuficiente’ destaca el aire polvoriento-sureño de las guitarras, mientras que ‘El Hombre De Las Seis Cuerdas’ es una balada, la más decadente y afectada de la lista, cantada a posta con cierta fragilidad vocal en su parte inicial y muy violenta con el paso de los minutos.

 

Quizá ‘Papel y Cartón’ (buenos adornos de teclados), ‘Sin Palabras’ (piano más limpio), ‘Vivir En El Fondo’ (otro ejercicio de velocidad y ritmo) y ‘Todo Es Tan Difícil’ (melódica pero sin el mismo brillo), pasan algo más desapercibidas, pero no emborronan en absoluto un disco completo, reconstituyente y muy especial.

 

Estos son Tako y, como entres, no sales.

 

Tracklist:

 

  1. Entre Las Sombras
  2. Veneno
  3. Papel y Carbón
  4. El Viejo Resina
  5. La Ruleta Rusa
  6. Insuficiente
  7. Sin Palabras
  8. Piel de Cordero
  9. Vivir En El Fondo
  10. Ayer, Hoy, Por Siempre
  11. El Hombre De Las Seis Cuerdas
  12. Todo Es Tan Difícil
  13. Pintahierros
  14. Alma de Plata

 

Más de Tako:

 

Las Campanas de la Vergüenza

 

Crítica directo a 3 Bandas, con Los Suaves y La Fuga

 

#Mis10de Tako

Esta entrada fue publicada en Criticas, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s