Desde “El lado oscuro de la Luna” critica de “las campanas de la vergüenza”

TAKO: Las campanas de la vergüenza
Produlam Records, 2012
8,5/10

http://www.elladooscurodelaluna.com/tako-las-campanas-de-la-verguenza-review/

 Tengo pocas dudas de que Tako viven el momento más dulce de sus 27 años de historia. Mientras la mayoría de grupos de su generación han desaparecido o viven de las rentas, los de Ejea de los Caballeros se reafirman en cada entrega en su defensa sincera del rock and roll como modo de vida. Desde Jaque (2005) llevan encadenados una serie de álbumes de un nivel altísimo, que han coronado con Las campanas de la vergüenza, uno de los mejores de su carrera.

La gran asignatura pendiente de los aragoneses siempre había sido la producción. El ejemplo más claro es el que para muchos fue su mejor disco, Veneno (1996). ¿Cómo esas canciones tan buenas podían estar tan mal grabadas? Con Daniel Alcover tras la mesa se han ido corrigiendo estas diferencias entre el estudio y sus poderosos conciertakos desde 13 (2007), y lo cierto es que han dado con la tecla. Las campanas de la vergüenza es el disco mejor producido de los 16 que componen su discografía.

Aunque no hay producción que valga si las canciones no merecen. Esta vez han apostado por un disco corto, 10 temas, lo que facilita la escucha… una y otra vez. Es difícil quedarse con uno o unos pocos temas, pero muy fácil volver a pinchar el disco. A los fans más antiguos les va a encantar, porque en varios pasajes recuerda a sus primeros trabajos.

El comienzo difícilmente podría ser mejor. 2007 fue el año en que empezó la crisis, y el título de la primera canción. Mucha guitarra y mucha caña, con un estribillo muy pegadizo, muy Tako. Sin duda de las mejores. Atentos al solo de Iñigo Zubizarreta. El single El alma atada también huele a clásico, una sensación que teníamos desde que se estrenó el emotivo videoclip sobre el cáncer de mama. El álbum ha sido grabado en directo, con Mariano Gil, Fernando Mainer y Teto Viejo tocando a la vez, y esta energía se desprende sobre todo en los temas acelerados. Y en el caso de El alma atada, quizá por lo delicado del tema, se contagian los sentimientos y emociones que hay dentro.

Llueve en el sur es el tema más distinto, que no engancha tan de primeras como el resto, pero que gana con las escuchas. Y, lo cierto es que, oyendo estos días los distintos conciertos acústicos en firmas y distintas emisoras, me quedo con la versión “sin enchufe”. La letra, sobre la que va a caer en medio de tanto egoísmo y desigualdades, es de las mejores que ha escrito Mariano. La primera balada es la genial La tienda, que habla sobre vender tu alma al diablo. De tintes blues, te atrapa de primeras y cuenta con la colaboración de Manuel del Campo (ex Def Con Dos) a la harmónica.


Las campanas de la vergüenza
es un pelotazo de rock & roll en toda regla, con sus coros, su riff potente, y su letra reivindicativa. Hemos aprendido a preguntar / Deberíamos hacer justo al revés / Es la hora de empezar a responder. En directo va a ser un cañón, y de nuevo surge la duda sobre la favorita del álbum. La otra balada es El Tío Tufo, que con las escuchas me ha encandilado más que La tienda, invirtiendo mi reacción inicial. Muchos van a sentirse identificados con la letra, que puede aplicarse a muchas situaciones cotidianas. El piano de Nacho Jiménez brilla especialmente en este tema, acoplando el sonido de todos, incluso llevando la “voz” cantante por momentos.

No recomendaría poner Princesa acurrucada en el coche. Seríamos carne de radar, y no conviene en los tiempos que corren. Teto desafía a las normas de tráfico, conduciendo a la banda a toda pastilla, mientras Mariano marca el rumbo haciendo gala de sus dotes como cantante y contador de historias. No hay que hacer esfuerzos para entender lo que canta, aunque lo haga a una velocidad endiablada. El bajo de Palomas de cartón tendría que enseñarse en cualquier aula de música. Lo de Fer es otra liga, y lo mejor es que lo hace en cada disco, en cada canción, en cada acorde. El estribillo es otro de esos que te atrapan, y que resuenan en tu cabeza una y otra vez.

Miénteme es otro tema cañero, muy de punk y de garaje, y puede que otro nuevo clásico. La letra, sobre aquellas mentiras piadosas, sacará una sonrisa a los oyentes. No da un respiro, lo que contrasta con la intro setentera de El palacio de la soledad, donde están aquellos que pueden cambiar las cosas, esos Maestros del frol y propuestas nulas. Espejismo, porque Iñigo aparece con un riff envenenado, y la cabeza vuelve a ir de arriba a abajo

 Tako siguen creciendo disco a disco, y con este han firmado uno de sus mejores trabajos, y el más rockero de los últimos años. Por hacernos una idea, podríamos situarlo entre Todos contra todos (1993) y Veneno, pero actual, es un disco de Tako en 2012. 27 años y ahí siguen atakando.

 Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)
Ilustración: Andrés Miguel

Esta entrada fue publicada en Criticas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Desde “El lado oscuro de la Luna” critica de “las campanas de la vergüenza”

  1. Javier dijo:

    No cabe duda de que han hecho un trabajo muy brillante, porque cuanto mas escuchas los 10 cortes mas los quieres escuchar. Adictivo, muy adictivo, y el acústico en Fnac Zaragoza sensacional.
    Me quedo con “tengo que poner puertas al alma para no caer en la tentación de escupir sin mas cuatro verdades, sin compasiooooooon!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s